Valparaíso, 26 de diciembre de 2023.- La Liga Marítima de Chile reunió a algunos de los principales protagonistas del conflicto limítrofe entre Chile y Argentina que tuvo a nuestro país al borde de una guerra en 1978, quienes relataron notables experiencias vividas en la zona austral, con detalles inéditos desde sus distintos roles como parte de la Armada de Chile.

 

“Beagle 78: A 45 años de una guerra que no fue” es el título del coloquio al que asistieron más de 80 personas, entre ellos almirantes y ex embajadores, en la Academia de Guerra Naval. El Presidente de la Liga Marítima, Edmundo González Robles, comentó: “Gran parte de los hitos más importantes de nuestra historia nacional tienen relación directa con el mar cómo se desarrolló uno de los hechos más importantes de nuestra historia en el siglo XX, el cual ha influido hasta el día de hoy en el devenir de nuestra nación.”

 

El presidente de la Liga Marítima recordó que “estábamos en un “virtual estado de guerra”, como describió el historiador Gonzalo Vial, que era “la gran disputa por la Patagonia, el Estrecho de Magallanes y la Tierra del Fuego”.

 

La exposición estuvo a cargo del Capitán de Navío Luis Escobar Doxrud, ex profesor y decano de la Academia de Guerra Naval de larga trayectoria, quien además fue oficial de operaciones del destructor “Williams”. En su presentación, el comandante Escobar relató los hechos de la crisis bélica con Argentina más importante del siglo XX, conflicto limítrofe que mantuvo a las fuerzas armadas de ambos países a horas de un enfrentamiento armado en la zona del Canal Beagle, y que finalmente se resolvió por la vía pacífica a través de la mediación papal.

 

El Capitán Escobar recordó: “Estábamos muy bien preparados para la guerra y convencidos de que esa guerra la ganábamos en la mar. Estimo que la guerra habría sido esencialmente marítima, por las características del escenario, de los objetivos y la condición geográfica esencial del teatro, que podríamos haber obtenido el control del mar, y que la correlación marítimo continental nos habría llevado al triunfo. Aún sostengo que perdimos una oportunidad histórica de haber recuperado la isla grande de Tierra del Fuego y la Patagonia.”

 

El panel de expertos estuvo conformado por testigos y actores relevantes del conflicto, quienes en primera persona relataron sus experiencias en aquellos tensos meses de 1978: el Contraalmirante Eri Solís, que fue comandante del buque insignia de la flota chilena, el crucero “Capitán Prat”; el Capitán de Navío Mariano Sepúlveda, comandante del destructor “Portales” de la escuadra, quien es recordado por su inspiradora arenga a sus hombres antes de la batalla; el Contraalmirante IM Gastón Arriagada, que en esos años era teniente y comandante de la Compañía de Fusileros IM 203 desplegada en la zona; el Capitán de Navío Gustavo Montoya, piloto naval a bordo del avión P-111 y segundo comandante del escuadrón aeronaval VP-3, primero en establecer contacto con la flota argentina en diciembre de 1978; el Capitán de Navío Christian de Bonnafos, destacado piloto naval de ala rotatoria y comandante del escuadrón de helicópteros de la escuadra nacional; y el Capitán de Navío Sergio Ostornol, referente de la Ingeniería Naval chilena que jugó un rol clave desde el apoyo de base, logística y astilleros de la flota.

 

Los protagonistas de este episodio de nuestra historia relataron las unidades navales, aéreas y terrestres que se dispusieron en el extremo sur, las dificultades que tenían que enfrentar en aspectos como las comunicaciones o la tecnología, y cómo superaron dichos obstáculos con profesionalismo, valentía y determinación.